Nuestro Blog
En esta sección podrás encontrar, noticias, consejos, recomendaciones y actualidad del área de recursos humanos facilitando la función de caza talentos (head hunter)

Seis lecciones empresariales surgidas de la escalada

PUBLICADO EN

La escalada es un deporte de gran componente mental, en el que se conjuga la técnica con la fuerza de voluntad y la resistencia física. Se ha utilizado en varias ocasiones para representar la labor del trabajador, pero ¿es realmente una buena comparación?

Sin duda existen una serie de lecciones que podemos extraer de la práctica de la escalada y que pueden aplicarse perfectamente al mundo empresarial, convirtiéndose en auténticos consejos para nuestra práctica profesional.

 

Evitar la parálisis

Imagina que estás en medio de un risco aferrado a la roca con la punta de tus pies mientras tu mano izquierda se soporta en un dedo introducido en un pequeño agujero y tu mano derecha lucha por encontrar un saliente. Es fácil sentirse paralizado, pero con ello solo logras gastar tus energías sin avanzar un paso.

En esos momentos, tu mente se vacía y tienes que luchar contra la parálisis o caerás por gastar todas tus energías en agarrarte. Estás tan cerca de la roca que no ves el siguiente movimiento ni si estás subiendo por el lado más complicado. Entonces, el compañero que asegura tu cuerda desde abajo te grita “Olvida tu mano derecha ¡Súbete al pie derecho apoyándote en la mano izquierda!” y aunque no ves hacia dónde te lleva eso, lo haces. Y entonces es cuando ves claramente el siguiente paso a dar.

Esa sensación que redescubrí en mi primer día de escalada es muy similar a la que podemos sentir en otros momentos de la vida y del trabajo. En ocasiones hay que dar pasos a ciegas pues solo caminando descubrimos el camino. Nuestro subconsciente nos dirá que no nos movamos pero nosotros debemos pensar: “solo podré llegar a la meta si me muevo”.

En el trabajo también debemos correr riesgos para lograr avanzar y sentimos esa parálisis contra la que debemos luchar… por ello un empresario encontrará en la escalada una metáfora muy adecuada de la puede extraer importantes lecciones.

Este tipo de deportes despierta en nosotros las actitudes de superación, pero también nos transmiten otra serie de valores:

·         La importancia de la confianza: no solo debemos confiar en nuestras capacidades sino que necesitaremos confiar en nuestros compañeros. En la escalada, nuestra vida pende de una cuerda muy resistente, pero al otro lado de la misma se encuentra una persona en la que depositamos todo y que puede fallar. Si no tenemos confianza en su experiencia, cada paso será más complicado.

 

No se trata de una cuestión meramente mental, ya que necesitamos que nos den cuerda y que nos la tensen en los momentos adecuados, sino de un apoyo real y totalmente palpable.

 

·         Selecciona y cuida tu material: ¿Pondrías la mano en el fuego por tu equipo? ¿y tu vida? Sin el material adecuado hay cosas que sencillamente no podremos hacer. Sin unos pies de gato no podremos agarrarnos a pequeños salientes igual que no podremos afrontar un nicho de mercado sin un buen plan estratégico.

 

·         Utiliza tus fuerzas para avanzar: nuestros músculos tienen límites y no podrán mantenernos en la pared indefinidamente. Por ello tenemos que hacer un uso inteligente de nuestras energías, lo que en la práctica significa destinarlas a acercarnos a nuestra meta y no tan solo a mantenernos. Solo se puede descansar cuando hayamos terminado y entonces nos plantearemos nuevos objetivos.

 

·         Asegura tus pasos: la escalada y los negocios no son siempre competiciones de velocidad, ya que esta nos lleva a cometer errores. Con cada paso tenemos que asegurar la posición para poder coger impulso para el siguiente. Si nuestras manos no están bien sujetas, pueden resbalar y si lo hacen en medio de un paso la caída es segura.

 

·         Cuida tu mente y no te dejes derrotar: el peor enemigo de un escalador es uno mismo. No es raro escuchar gritos de rabia o desesperación en los escaladores, pues forma parte de su lucha interior. El “puedo” contra el “no puedo” en estado puro y solo cuando gana el primer pensamiento, se logra continuar.

 

·         Los primeros asumen más riesgos: Si no somos buenos escaladores, sería una locura ser los primeros en subir una pared. ¿Por qué? pues porque el primero no cuenta con cuerda de seguridad, y porque aunque logre poner los dos primeros anclajes de seguridad la caída todavía le llevaría hasta el suelo.

Siempre es más fácil escalar por donde ya lo han hecho otros. Las marcas de magnesio en la montaña nos indican el camino, la cuerda nos asegura durante todo el recorrido y la sensación de seguridad nos ayuda a avanzar. No obstante, en los negocios el primero obtiene mayores recompensas por dicho riesgo… aunque no todos lo consiguen.




Germán Udiz
Fuente: http://blog.sage.es/
Medio: Web
Fecha de Publicación: Jul 09 de 2015
URL Fuente: http://blog.sage.es/economia-empresa/seis-lecciones-empresariales-surgidas-de-la-escalada/